Los tres retos de la Nueva Escuela Mexicana

La Nueva Escuela Mexicana representa la visión filosófica-educativa que propuso el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para nuestro país y que aprobaron diputados y senadores de todo el territorio nacional en la Constitución y en un paquete de leyes que aún se siguen construyendo. Este último conjunto de normas son lo que hoy conocemos como Reforma Educativa 2019.

La labor de implementar este proyecto está en los gobiernos federal, estatales y municipales, así como en el magisterio y la sociedad civil, principalmente en los comités organizados de padres y madres de familia. La Secretaría de Educación Pública será la cabeza en la aplicación de esta Nueva Escuela Mexicana y tiene tres grandes retos en puerta: el pedagógico, el político y el transformador.

El reto pedagógico debería ser el principal. Y es que conlleva cambiar con eficiencia los contenidos y planes curriculares de todos los niveles educativos para alinearlos a los objetivos del país, así como lograr que – desde su formación normalista y continua – las y los docentes alcancen las expectativas propias del plan.

Asimismo, el reto político es clave, ya que en la sana búsqueda del equilibrio suele haber complicaciones. Los cambios en las formas de administrar el gobierno educativo, ahora con mayor injerencia magisterial y con el crecimiento de grupos de influencia y poder en la materia, representarán nuevas maneras de ordenar, medir y corregir cada política pública implementada que lleve al cumplimiento de los objetivos.

Evidentemente los dos elementos anteriores, durante su implementación, se verán reflejados en el reto transformador. Innegablemente, toda propuesta del nivel e importancia de la llamada Nueva Escuela Mexicana, que está alineada a la búsqueda permanente de una Cuarta Transformación en el país, se mide por sus resultados. En otras palabras, el discurso – que podrá ajustarse siempre en los dos primeros elementos – concluirá con la realidad estadística y sensible del futuro. Aquí, en los próximos años, tendremos que avanzar objetivamente en la inclusión de grupos poblacionales históricamente rezagados, la mejora en infraestructura y evaluaciones, así como un mayor desarrollo económico-social y de bienestar para México.

*Jorge Oropeza. Presidente del Colegio de Profesionistas Compartir Conocimiento A.C.

WebMaster

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s